Cobi miniatura

El coleccionista de Cobis

Escrito por Ana Boyero el . Posteado en Entrevistas

En 1992 Pedro Martínez tenía 13 años y vivía en Alcantarilla (Murcia). Ese año suplicó a sus padres que le llevaran a Barcelona para vivir en primera persona el evento deportivo internacional que estaba poniendo a España en el mapa del mundo al ritmo de Los Manolos. La respuesta de sus progenitores fue que no, así que Pedro tuvo que conformarse con seguir los Juegos Olímpicos en TVE y reconducir su frustración recreando una y otra vez la ceremonia inaugural de Barcelona ’92 con su colección de Playmobil: “También jugaba a inaugurar la Expo de Sevilla. Me gustaba organizar grandes eventos de muñecos a pequeña escala”.

No fue la primera vez que Pedro decidió montárselo por cuenta propia para vivir, a su manera, la experiencia olímpica. Diez años más tarde había empezado a tomarse en serio lo de coleccionar mascotas de los JJ.OO. y estaba a punto de licenciarse en Bellas Artes. Su proyecto de fin de carrera consistió en la grabación de un falso reportaje cuya premisa era la búsqueda de una mascota para unos supuestos Juegos Olímpicos en Valencia (la ganadora del concurso fue Tarongeta, una mandarina a la que su autor define como un plagio descarado entre Naranjito y Cobi). Más adelante se fusionaría con el perro de Mariscal en un autorretrato para un fanzine. El hecho de que Pedro viva en el barrio barcelonés de Poble Sec, a diez minutos de las instalaciones olímpicas, tampoco parece fruto de la más estricta casualidad. Es director de arte en una agencia de publicidad y siente fascinación por la identidad gráfica de los JJ.OO. (logo, mascota, cartelería, merchandising… ). Propuso un logo para Madrid 2016 y atesora una idea de mascota para un, cada vez menos probable, Madrid 2020: “No quiero decir cuál, por si me la roban, pero quiero aclarar que no es un bocadillo de calamares”.

COBI

Cobi estuvo muy presente en los medios de comunicación españoles desde su presentación en sociedad, en 1988, hasta el fin de los Juegos. La acogida no fue especialmente cálida. Algunos vieron con malos ojos su parecido con “Tres pelos”, un perro creado por Miguel Mihura en los años treinta para una publicación infantil; Mariscal se excusó diciendo que no conocía la existencia de ese can con el que Cobi compartía postura, que no rabo. A Cobi se le echó en cara que no pareciera un perro (oficialmente, era un gos d’atura, una raza catalana de perro pastor) y que tuviera "perfil de rinoceronte"; el periodista Joan Barril le definió de esta manera en El País: “Con sus brazos abiertos de par en par y su barriga antideportiva, este perro catalán parece un exhibicionista de gabardina”. El recibimiento fue frío, pero Cobi tenía una olimpiada por delante para ir haciendo amigos. Y cuatro años después, el público le devolvió el abrazo con el que Cobi se presentó ante todos. Al terminar Barcelona’92, el 81% de los españoles le había cogido cariño al perro cubista.
Cobi y Tres Pelos. 11 de noviembre de 1988. Diario ABC

Cobi y Tres Pelos. 11 de noviembre de 1988. Diario ABC

Etiquetas:, , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Ana Boyero

Directora y fundadora de UNFOLLOW. Redactora de Cultura en laSexta|Noticias anaboyero@gmail.com

Comentarios (4)

  • Sergi

    |

    Me gustaría conseguir uno de esos COBIS que tienes de acero pero no se donde poder conseguir uno. Te agradecería si pudieras asesorarme al respecto para saber donde poder adquirir uno.
    Gracias y perdona las molestias.

    Responder

  • Rosa

    |

    Hola, yo tengo un COBI de los que te gustaria tener es el que pesa
    un Kilo y mide sobre 15 cms.
    Dime si estás interesado y cuánto pagarias.
    Yo estoy en BARCELONA
    Saludos

    Responder

  • alex

    |

    Hola tengo un colchón del Cobi.A alguien le interesa ?

    Responder

  • juanma

    |

    hola tengo un cobi ,es un poco raro ,me gustaría que alguien me diera una opinión.ruizhierro66@hotmail.com

    Responder

Deja un comentario