Cien lugares donde no llevar a tus hijos: Restaurante Asiático

Escrito por Antonio Castelo el . Posteado en Otros artículos

#2 RESTAURANTE ASIÁTICO

C/ Calle de la Luna 12. Madrid.

13:30 p.m. Voy en un huey sobrevolando el delta del Mekong y es el primer marrón que nos ha caído recién salidos de la isla Parris. Pero estoy tranquilo, no es un huey normal, es El Juez, un modelo tuneado hasta las trancas capaz de aguantar infinito fuego enemigo. A mi lado vuela El verdugo, otra versión con potencia de fuego para arrasa tres pueblos hasta arriba de amarillos que darán sus culos por Charlie. Sorteamos un colina y aparece el infierno: RESTAURANTE ASIÁTICO en el 12 de la calle Luna.

EL CONCEPTO

No, no es un error, el restaurante se llama RESTAURANTE ASIÁTICO. Con esa premisa se ha intentado dar vida a la peor de las pesadillas de cualquier amante de los restaurantes y de Asia. Coge todas las delicias que el lejano oriente te puede ofrecer, quítale lo delicioso, intenta que todos los ingredientes sean enlatados en el peor tugurio malayo por viejas sin uñas y ahí tienes RESTAURANTE ASIÁTICO. La enésima lavandería de dinero de Gao Ping llevada por el hijo tonto de Gao Ping, un Fredo Corleone de China.

 

LA DECORACIÓN

En cualquier estación del año eres recibido “a porta gayola” por dos patos laqueados que cuelgan del techo. Sí, dos patos muertos, cocinados, marrones como los ojos de una gitana, una gitana rumana fea. Complementando los patos, dos neveras industriales llenas de vegetales procedentes de los confines del mundo dan un ambiente al recibidor muy tienda del principio de Gremlins: el misterio de lo guarro. El resto de la decoración es la nada, es un polígono de Matalascañas, un descampado. A destacar un frío acojonante: el camarero atiende con abrigo.

 

LA COMIDA

La carta sugiere al comensal más de 180 platos diferentes. Nadie hace bien 180 platos. 180 mentiras. 180 respuestas de Pipi Estrada ante el polígrafo. Intenté hacer una selección de clásicos y extravagancias.
Destacar que los palillos para comer no eran desechables, estaban húmedos, recién lavados. La madera no se lava porque coge sabores, iba a comer mi comida y las dos mil de anteriores comensales envejecidas en madera de roble.

 

  • Huevo negro con tofu

John Cobra a lomos del toro Ratón con el cadáver de Bin Laden haciendo de sillín.
Era negro. Un huevo duro negro. Parece mentira a lo que puede llegar el ser humano por doblegar las leyes de la naturaleza, en este caso lo han logrado con creces. Un huevo nunca debería ser negro porque es contrario a la vida y a todo. El contraste de un huevo negro con el virginal blanco del tofu es precioso, imagino que es algo así como ver brillar Rayos-C en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser,ambas experiencias son algo que ningún ser humano ha vivido para contar.

  • WanTun 5 colores 

“Manue no te arrime a la pare, que te va a llena de cal”. Esta pared estaba recién encalada. No era ni una pared, era una montaña de cal.

  • Ocho tesoros con tofu en cazuela

Tesoro 1. Salsa hecha con gloss labial.
Tesoro 2. Unos trozos de carne inclasificables.
Tesoro 3. Verduras salidas de cualquier juego de plastilina Playdoh.
Tesoro 4. Unas setas que espero que sean setas, si no estamos en un problema.
Tesoro 5. ¿Dónde está el tofu? Bueno, calla, mejor.
Tesoro 6. La cazuela era mona.
Tesoro 7. El que te llevas a casa. Ya verás.
Tesoro 8. Que después de estas cosas todos estemos bien, que nadie salga herido. La
vida: el mayor de los tesoros.

  • Pato con setas y bambú

Por fin abrimos este melón. Sobrevino la arcada, que no es fácil en mi caso. Fue con el bambú, probablemente no era tal. Probablemente tenía de bambú lo que Noche de Fiesta tiene de fiesta.

EL SERVICIO

Ambiente comunista. Caras de sufrimiento. Los camareros no hablan tu idioma, ni lo hablarán nunca porque ellos están bien así. Recibimiento con caras de extrañeza, nadie entiende que haces allí, ¿cómo te has colado en esa fiesta a la que no has sido invitado? Se te queda la cara de Marsellus Wallace en la tienda de Zed cuando descubre que la ha cagado.

Lo mejor: La exclusividad. Siempre comes sólo en este restaurante. Siempre es como si abriesen sólo para ti.

Lo peor: Que Gao Ping esté en la calle por un error burocrático.

Puntuación: 5 Almax.

Te gustará si te gusta el olor a NAPALM por la mañana.

 

Me acompañó en esta aventura Iggy Rubín, gran revelación cómica del año y mejor amigo.

Si quieres sugerir nuevos lugares infames o acompañarme en siguientes comidas envía una razón aquí: antoniocastelo@gmail.com

 

 

Etiquetas:, , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Antonio Castelo

Antonio Castelo es cómico y guionista. Ha colaborado en programas de television como Buenafuente (Antena 3), CQC (Tele 5) y UAU! (Cuatro). Combina su carrera en tv con actuaciones de standup comedy en clubes y audiotorios. Fundador del portal de comedia Papanatos.com y acaba de estrenar su show "Antonio Castelo domina el mundo".

Comentarios (10)

  • El lagarto de Jaen

    |

    No te gastas mucho en taxi, prácticamente está a la espalda de El Boñar. Lo cierto es que el barrio se las trae. Como sigas en ese corrito vas a tropezar con un montón de tugurios a cual peor pero, sobre todo, ten cuidado, la Ballesta está a tiro de ídem y la carne es débil y lo malo es que te acostumbras a comer cualquier cosa. Enhorabuena por el humor y por el consejo.

    Responder

  • Gao Pinga

    |

    Tus tragaderas sucumbirán un día a los estragos de estos mejunjes que fotografías. Y digo, fotografías, porque todavía estoy esperando a que te dignes a hablarnos de sabores, aromas o texturas.

    Con esa esperanza leo estos artículos incomprensiblemente dañinos, con la de una diarrea de elefante que te quite las ganas de gastar tu desgraciada obcecación por joder el negocio y el esfuerzo ajeno con cuatro chistes de Frikilepe.

    Responder

  • BIEN POR GAO PINGA

    |

    Pues sí, GAO PINGA. Este tipo de lengua viperina es totalmente despreciable. Además de muy ignorante, porque si supiera cuatro cosas sobre gastronomía tradicional china tendría en cuenta que poner los patos laqueados (y sí, marrones) a la entrada del restaurante es un signo de honestidad y de presentación de género de uno de los platos más elaborados (como tener las mejores piernas de jamón en el escaparate de un local de tapas españolas, vamos).
    PD: a ver quién es el primero que viene con la cantinela de “esto es humor… es que no entendéis nada”. Al que lo piense le digo: andar jodiendo a los demás con mala leche y con el único fin de hacer reír a cuatro desalmados tal vez sea humor, pero es humor terrible)

    Responder

    • stifler

      |

      Gente como tu merece acabar laqueada y colgando de la puerta de estos locales.

      Responder

  • bares de madrid

    |

    En ese bar, antes era home burguer y antes era cafeteria Eboli, donde rodaron los de muchachada nui un eskech de regreso al futuro.
    Le bar de barrio, donde desayunar a las 7 a home burguer y de alli a chino chungo

    Responder

  • Quique

    |

    Joder Castelo, dime que sólo vas a esos sitios a tomar notas para hacer descripciones, una foto para tu artículo y te piras… joder que puto asco de sitios.

    Responder

  • Manolo Gao Pinga

    |

    A parte de no hacerme ni puta gracia, puedo decir que no tienes ni puta idea. Este es uno de los mejores restaurantes chinos del centro de Madrid. Su variedad de platos y su clientela, la mayoría de origen chino, así lo demuestran.
    Por cierto, no se llama “Restaurante Asiatico”.
    En todo caso sería, “Subnormal si vas a venir a reírte, mejor cena con tu madre”.

    Responder

    • stifler

      |

      Ya está el hijo del dueño dando por culo.

      Responder

  • El pajar - Menú del día, Restauranteblogbar

    |

    [...] de este restaurante es un poco cutre, y claro si enfrete tiene sitios glamurosos como este http://unfollowmagazine.com/2013/01/cien-lugares-donde-no-llevar-a-tus-hijos-restaurante-asiatico/ . Pues empieza asustando un [...]

    Responder

  • natxo

    |

    Estoy profundamente consternado.
    Este “restaurante” tiene un lugar muy especial en nuestros corazones. ya que en él trabaja la adorable “china feliz” y en el grupo a veces, cuando habíamos tenido una dura semana acudíamos para acabar que acabara por destrozar nuestra dignidad humana. Sus caidas de ojos, sus suspiros/bufidos de “eres un cretino por preguntar que lleva cualquier plato” y los “vale” taxativos y punitivos dichos con toda la rabia del mundo nos hicieron catar los placeres del masoquismo. Y tú! ahí, sin más, la ignoraste! chame on you

    Responder

Deja un comentario