Xavi Puig

PERO ESTO QUÉ ES (III)

Escrito por Xavi Puig el . Posteado en Columnas

Querido Jonathan,
 
Si lees esto es porque finalmente he decidido volver a tu peluquería. Ahora mismo estaré frente a ti sonriente, pero mudo. Esta carta contiene todo lo necesario para que no se repita el estropicio anterior.
 
Entiende que no es nada personal. Me gusta charlar contigo, pero lo prioritario es que salga de aquí con el pelo bien. Y la última vez creo que dedicaste más atención a la conversación que al trabajo. Parte de la culpa fue mía, me dejé llevar y alimenté tus distracciones. Tampoco fui muy claro especificando el corte que quería que me hicieras. Pero esta vez lo haremos bien. Ni una sola palabra. Céntrate en lo tuyo. Lee esto y sabrás cómo quiero que me cortes el pelo.
 
Y ahora… ¡pongámonos en marcha!

 

PUNTO 1. Empecemos por el lavado. Aquí no hay mucho secreto. Pocas cosas pueden salir mal. Ya sabes que me gusta el agua templada y que el tipo de champú me da igual. Si el agua sale demasiado fría o caliente en algún momento, no te apures porque te haré un gesto con la mano, doblando hacia arriba si necesito más calor o bien hacia abajo si hace falta más frío. Y otro tema: nada de masajes. Me siento muy incómodo con ellos. Creo que una peluquería no es el lugar para este tipo de asuntos.

PUNTO 2. Abordemos ahora el corte en sí. Quiero que la posición del trazado de la línea horizontal esté a siete (7) centímetros del centro de la cabeza -lo medí previamente en casa-. A partir de ahí, esculpe lentamente usando la proyección de un dedo, afrontando primero el lado izquierdo y luego el derecho. Si tienes dudas, dibujé un esquema orientativo que hallarás en la página 5, en la sección titulada ANEXO.

PUNTO 3. Curva hacia abajo la línea detrás de cada oreja y sigue alrededor del área occipital. Sé riguroso con las proporciones, toma distancia cada dos cortes para evaluar el alcance de los tijeretazos, evitando y corrigiendo desequilibrios. Todo el trabajo de supervisión que hagas ahora, paso a paso, ahorrará rectificaciones ulteriores.

PUNTO 4. Pasa ahora a la base de la nuca y al llegar a la línea parietal procede al escalado tipo Grohlem -es decir, la técnica “corte a corte” manteniendo la proporción con la perpendicular-. Emplea exactamente la misma técnica en ambos parietales, procurando que ningún corte supere los 3 centímetros ni sea más corto de un centímetro y medio (1’5). De nuevo, si hay dudas, tienes un croquis en el ANEXO A, ya en la página 6.

PUNTO 5. Ahora quiero que pulas todo el perímetro, trabajando con la tijera sobre el peine. Ve puliendo el encuentro en la línea parietal, continuando hacia la zona superior. Cíñete a esa técnica para trabajar toda la zona superior, no quiero experimentos ni improvisaciones. Creo que en este punto es donde erraste la vez anterior, fastidiándolo todo irremediablemente. Pero tampoco quiero que sientas presión, recurre a las orientaciones de los dibujos del ANEXO A correspondientes al apartado “Tijera sobre peine”. No tengas prisa.

PUNTO 6. Trabaja ahora el flequillo cortando con punta de tijera (picoteando el borde con cuidado, que la otra vez te pasaste tres pueblos y un error aquí puede mandar al carajo todo el peinado). Puedes rematar la faena con técnicas de navaja en toda la parte superior hasta ir dotando el corte de cierta movilidad, pero no te aceleres y mide mucho los movimientos para que la progresión sea equilibrada. En el apartado “Recta final de la primera parte” he trazado unos vectores que deberían servirte de referencia. Intenta reproducir con los brazos las parábolas indicadas en los esquemas. Se admite un margen de error del 30%. Más distanciamiento nos sitúa en la zona de peligro.

PUNTO 7. Momento ahora de pasar revista y hacer un análisis crítico del proceso. Si has seguido los seis pasos anteriores correctamente, estaremos ahora mismo ante un corte de pelo estilo Ben Affleck. El reto a partir de este punto es ir avanzando con precisión hasta alcanzar al look del guapo de Friends en las primeras tres temporadas.

PUNTO 8. Evalua ahora la humedad del pelo y efectúa un segundo lavado si está demasiado seco. En caso contrario, ahórrate el lavado y peina directamente el cabello apoyado sobre el cuello de la forma más lisa posible (Fig. 5, ANEXO B), recorriendo el contorno del cuello con el peine inclinado hacia fuera y las púas hacia arriba, siempre en dirección contraria al nacimiento del cabello.

PUNTO 9. Con las tijeras paralelas a la parte superior del peine, abre y cierra de manera que vayas cortando el cabello que sobresalga de las púas al tiempo que avances con el peine trazando la ruta indicada en el ANEXO B, página 7, apartado “Ruta Affleck-Friends”.

PUNTO 10. Corta ahora las patillas manteniendo la calma, sin movimientos bruscos. Fija primero la largura (2’56 centímetros, lo medí directamente en el televisor con una imagen congelada de la serie). Luego trabaja la zona como antes, elevando el pelo con el peine y cortando. Sigue el mismo proceso en el lado izquierdo y en el derecho.

PUNTO 11. En el contorno de las orejas, trabaja a punta de tijera para eliminar el resto de cabellos, ayudándote con el peine. Luego, emplea la maquinilla Selekta M-111 muy despacio para rematar la zona lateral según lo indicado en el apartado “Recta final” del ANEXO B (página 9).

PUNTO 12. Emplea el secador al tiempo que sacudes el pelo para hacer una última evaluación del volumen y corrije proporciones si es necesario. Revisa los diagramas otra vez si tienes dudas, eliminando los posibles escalones o desniveles que hayas podido crear. Asegúrate de que, tanto de frente como de perfil, las patillas trazan una línea recta. Finalmente, haz un análisis comparativo tomando como base la portada de Friends del ANEXO C, apartado “Documentación adicional”.

PUNTO 13. Habiendo hecho los retoques necesarios, puedes proceder a un último lavado y posterior secado PRESCINDIENDO DE CREMAS FIJADORAS O LACAS, de las que ya sabes que no soy partidario. NO INSISTAS EN ESTE PUNTO, por favor.

PUNTO 14. Hemos llegado al final del proceso. Aprovecho, ahora sí, para comentarte que estoy bien y que al final vendí la plaza de parking. Espero que tú también estés feliz y que hayas resuelto las desavenencias con tu madre.

 
Si todo ha ido bien, nos volveremos a encontrar en unas tres o cuatro semanas. Puede que regrese con instrucciones parecidas, aunque no descarto efectuar algún cambio puntual para no repetir milimétricamente el mismo estilo (he estado viendo “Cómo conocí a vuestra madre” y he detectado peinados prometedores). En cualquier caso, ya comentaremos dichas variaciones cuando sea el momento.
 
No me extiendo más porque sé que tienes más clientes.
 
Cuídate mucho, campeón.
 
Un fuerte abrazo,
 
Andrés Lozano Martín.
DNI. 78634982-F

 

Otras columnas de Xavi Puig:

Pero esto qué es (I)
Pero esto qué es (II)

Etiquetas:, , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Xavi Puig

Director de El Mundo Today

Comentarios (5)

  • Miguel Ángel

    |

    Jajaja buenísimo simplemente, aunque algunos que hayamos leído esto echamos en falta los anexos citados anteriormente, pero como te digo, genial!

    Un cordial saludo.

    Responder

  • Pelícano

    |

    Es que cortarse el pelo es una cosa muy seria. Más de uno se ha quedado sin oreja por no indicar expresamente el tipo de corte. Me gusta tu sistema, si me quedase materia prima haría lo mismo que tú. También has estado muy acertado en el asunto de las lacas y cremas, no obstante insiste en que no te bauticen con colonias a granel; no hay que dejar ningún cabo suelto.
    Gracias por tu humor.

    Responder

  • Esmizo

    |

    Colega… al peluquero cada 3 semanas? Que eres, rico o que? Yo con 2 o 3 veces al año voy que chuto. Y como un pincel.

    Y te lavan 3 veces el pelo?!?!?! en un corte!?!?!?! lo dicho, pijastro y medio. A la pelu se va lavao, meao y comio. Coñe

    Responder

  • Ray

    |

    A la pelu simplemente NO SE VA. Una buena máquina trasquiladora y puedes pasarte 20 años sin visitarles. La inversión merece la pena!

    Por cierto: excelente descripción de las técnicas peluqueras. ;)

    Responder

Deja un comentario