Bárbara Alpuente

Bárbara Alpuente -Vivir

Escrito por Bárbara Alpuente el . Posteado en Columnas

Hay una cosa que hago muy bien (igual hay incluso dos, pero no os quiero abrumar con mis virtudes): yo me emociono mucho. Sí. Cuando toca emocionarse, me lanzo. No soy reflexiva en esto de la emoción. No escatimo en emoción, no guardo reservas anímicas, no, yo voy a por todas (y esto explica bastantes cosas). Porque es muy distinto evitar vivir encadenado a tus propias expectativas que vivir tus experiencias agazapado ante un posible fracaso.

Pondré un ejemplo por si no entendéis a qué me refiero (como si estuviera exponiendo una tesis sobre Schopenhauer). Conoces a alguien que te gusta mucho y durante los primeros días te convences de que no debes hacerte ilusiones, no vaya a ser que la cosa salga mal. Pero a ver, yo pregunto: ¿a alguien le ha funcionado pensar en que va a ir mal y que cuando, efectivamente, vaya mal no le afecte porque ya sabía que iba a ir mal? Si es así, por favor, que levante la mano, que dé un paso al frente o que tire la primera piedra (con algo de habilidad se pueden hacer las tres cosas a la vez).

A veces, tampoco muchas, las cosas van sospechosamente bien. Es entonces cuando empezamos a vivir con escepticismo, esperando que todo forme parte de una broma del destino, que es un cachondo mental. Salimos a la calle pensando que tarde o temprano se acercará alguien con un ramo de flores a decir: “¡Inocente! Que no te han ascendido, ¡que en realidad te han despedido!” “Que no, que no quiero salir contigo, ¡la que me gusta es tu amiga!” “Que no era un resfriado, ¡es una tuberculosis!”. Y caminamos despacito, como si fueran a darnos un susto en cualquier momento: “Me va bien, sí, pero no voy a emocionarme mucho porque nunca se sabe…”. Pues si no te emocionas ahora que va bien, luego, cuando vaya mal, tampoco será el momento para emocionarte, y esto quiere decir que la vida se queda sin huecos donde insertar la emoción. No te puedes poner contento cuando estás contento por si luego estás triste y no te puedes poner contento cuando estás triste porque, como todos sabemos, sería una flagrante contradicción. Y ponerte contento cuando estás neutro resultaría muy desconcertante.

¿Por qué evitar vivir las cosas con intensidad creyendo así prepararnos ante un futuro declive? ¿Estamos abocados a una vida preventiva?

Todo, en algún momento, irá mal. Estaremos tristes, nos dejarán tirados, la persona que nos gusta preferirá a otra persona, la persona que nos gusta nos preferirá a nosotros para acabar prefiriendo a otra persona, preferiremos a una persona que no nos prefiere en vez de a esa que nos prefiere a nosotros (no sé si este concepto ha quedado claro) perderemos el trabajo, meteremos la pata con la gente a la que queremos, nos sentiremos solos y a veces incluso lo estaremos, perseguiremos objetivos que jamás alcanzaremos y luego, ya con todo, moriremos. (Un momento, me estoy deprimiendo)

Pero quiero pensar que la única manera de prepararse ante ese acechante fracaso, es vivir rendido ante esa posible felicidad. Así al menos nos iremos de este mundo sabiendo que hicimos lo que pudimos para convertir nuestra vida en un viaje emocionante. Porque lo es.

SUPERGRASS – Alright

Etiquetas:, , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Bárbara Alpuente

Columnista de Grazia. Columnista de Yo Dona (2005-2012). Ha trabajado en Canal Plus, Radio Nacional o Rolling Stone y en productoras como Globomedia, Videomedia, Gestmusic, Notro Films o Morena Films. Coordinadora de guión de Cámera Café y Paramount Comedy. Guionista de Doctor Mateo. Ha publicado la novela “Más allá de mí”.

Comentarios (6)

  • Angela

    |

    Me ha encantado. Estoy totalmente de acuerdo, y creo que si vivimos así es por un absurdo pudor como si al mirarnos al espejo nos fuera a decir “Te lo dije”, como si como dices el “te lo dije” agravara de alguna manera la situación. ¡Bravo!

    Responder

  • mrtaid

    |

    ¡Qué facilidad para escribir (me empiezas a recordar a cierta periodista de los 70 y 80), pero si uno vive pensándoselo antes de tiempo por temor a un eventual fracaso, ¿que clase de entrega es esa? Quiero pensar que el fracaso no es eventual, ni circunstancial, sino que es una condición constante. Y por tanto no hay que prepararse para él, ¡porque está ahí todo el rato! Y lo apabullante de la situación es que, a pesar de tener que lidiar con eso toda la vida, la felicidad sigue siendo posible, aún en esas circunstancias. Si la felicidad es posible en semejante estado de cosas, ¡cómo no será en cuanto vayamos superando esa aparente ceguera!

    Responder

  • Laura

    |

    Luego está tu familia, que en los mejores momentos de tu vida te están contínuamente recordando que todo puede volver a ir mal. No te pongas muy contenta que todo lo que sube baja. Esto es lo que se denomina la mala educación y no la peli de Almodóvar

    Responder

  • Ana

    |

    Me ha gustado mucho Bárbara, se nos olvida que podemos dar siempre
    lo mejor de nosotros mismos, y que esta debería ser nuestra única y lúcida
    meta cada día que despertamos y cada día que nos vamos a dormir..solo
    hace falta ( que ya es mucho) estar lo suficientemente atento, tener nuestros
    cristales lo suficientemente desempañados como para esclarecer el camino
    una y otra vez aunque mientras lo hagamos tengamos que pasar por el estado
    de estar “empañados” y no ver más allá ( o sea , “fracasar”)

    Responder

  • lope

    |

    Este artículo se escribe diez veces al mes en los periódicos de todo el mundo. Digo yo que se puede ser algo más original.

    Responder

Deja un comentario