Trading: saltar al bando de los listos

Escrito por Alfonso Torán el . Posteado en Reportajes

Amaneces con la sensación de que unos pocos sacan tajada de la situación financiera actual mientras el resto pagamos los vicios de un sistema injusto cuyas reglas se nos escapan. Sí, es un día normal. Como en los peores chistes, hay dos noticias: una buena y una mala. La mala es que esa sensación tuya es una sólida y palpable realidad. La buena: que, con tiempo, paciencia y mucha disciplina, tú mismo podrías pasarte al bando de los listos. Supongamos que los listos son los que aumentan sus ganancias en tiempos de río revuelto… y admitamos que “el resto” somos el antónimo de “listos”. Si te hallas en el primer grupo, enhorabuena: conoces el mercado. Si, en cambio, eres del segundo, deberías seguir leyendo.

 Soy mercado

¿Qué es el mercado?, preguntas mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. El mercado, querido amigo, eres tú. Te guste o no. Resistirse a esta incómoda afirmación es como negar que formas parte de la sociedad, de la especie humana o del sistema solar. Entonces, ¿cómo es posible que yo sea el mercado, si el mercado manda y yo no mando nada en esta situación? Esa es la clave de este indigno juego de miserias en el que nunca hay culpables. Cuando el mercado es responsable, el mercado no es nadie. Y si das con él, preséntamelo. Tu dinero viaja, compra, se asocia, apoya, coacciona o determina multitud de operaciones que, junto al dinero de otros, va construyendo la historia financiera de la humanidad. Desde la traición de Judas por 30 monedas hasta la quiebra de Lehman Brothers. Hasta aquí todo en orden.

Pero, ¿quién decide esas operaciones? ¿De quién es la mano que mece el mercado? “El precio de los productos, definido por la oferta y la demanda” es la respuesta oficial. Pero el mercado hace cosas extrañas. Da alegrías inesperadas o hunde economías sin compasión. Sorprende, traiciona y se merienda la teoría antes de que el mayor de los expertos termine de anudarse la corbata. “Los mercados son oferta y demanda”, nos explican desde Hanseatic Brokerhouse, pero su subdirector en España, Alejandro Martín, aporta una elocuente metáfora para entender por qué no todo es tan previsible. “Lo que sucede es que detrás de la oferta y de la demanda siempre hay nombres propios, y si esos nombres propios manejan los recursos suficientes, tienen una capacidad real para alterar la situación de un mercado. Sería como pensar en el juego de la cuerda, donde a la izquierda ponemos a tirar a un joven de 50 kilos y a la derecha a un luchador de sumo. Probablemente ya sepamos quién va a ganar”.

“El mercado somos todos y todos participamos”, defienden desde el Departamento de Análisis de XTB. “Hay quien cree que son las decisiones de Bernanke o de Draghi, pero nadie en solitario puede mover el mercado”. Daniel Pingarrón, Estratega de Mercados de IG Markets, reconoce en cambio que “todos los que participan en el mercado lo mueven, pero de manera muy especial los mayores inversores, que tienen mucha más fuerza y capacidad de influencia”.

Visualizamos ya el viejo estereotipo. Ese fulano apodado ‘pez gordo’ que se enriquece gracias al poder que le otorga su dinero, y que lo utiliza a su vez para generar más dinero y poder. Nos lo presentaron como un tipo insensible pegado a un teléfono móvil, un ambicioso sin vida personal, histérico vociferador sobre el parqué de la bolsa o en frías oficinas. Pero todo eso ha cambiado. Hoy la bolsa es un lugar de encuentro de jubilados y nostálgicos que pasean por los señoriales salones en los que un día se movían las acciones. Ahora ni siquiera los servidores informáticos están ubicados allí. El mercado se mueve, como es de esperar, desde un ordenador. Por ejemplo, el tuyo. En un par de minutos podrías ser un trader, sólo necesitas elegir bien a tu hombre en el mercado. “Es importante que el bróker ofrezca garantías y esté inscrito en la CNMV. Que sea transparente y sólido, y que la plataforma tenga calidad, sea estable y segura”, aconseja Daniel Pingarrón, de IG Markets. Hay más empresas, pero no todas son limpias. Las que mencionamos en este artículo sí que lo son: cumplen los requisitos básicos para saber que no estás ante un trilero, que los hay. Porque los anuncios de “alarga tu pene” tienen su equivalente en el mundo del trading. Su reclamo es “triplica tus ingresos” o “¡he ganado 4.000 euros en sólo 10 minutos!”. Escenarios posibles pero, como puedes imaginar, engañosos.

Peligro: riesgo de ruina

Como todo lo que suena a dinero fácil, el trading atrae a mucha gentuza. Por eso hay que asesorarse bien antes de entregar los ahorros a nadie. Pero aun delante de un gestor sólido y con garantías, tu dinero no está a salvo. Puedes perder. De hecho, casi todo el mundo pierde. “La mayoría de los estudios demuestra que solamente el 10% de los traders consiguen beneficios sostenibles”, revela Alejandro Martín, de Hanseatic Brokerhouse. “Hacerse rico con un capital no demasiado grande es bastante improbable, y no debería ser la finalidad del trading, sino más bien conseguir una renta adicional o, en el caso de tener un capital más grande, poder llegar a vivir del trading”.

Algunos lo hacen. Alberto García Sesma está ganando dinero. Lleva algo más de tres años arriesgando sus ahorros delante del ordenador y ahora come de ello. “Al principio, cuando perdía me salía a fumar a la terraza con una cara muy larga. Pero si sale mal una vez tienes que ir a por otra, esa es la actitud”. Pero a su tocayo Alberto Domínguez no le va tan bien. “De momento voy perdiendo dinero, pero lo considero normal”, nos cuenta este joven trader. “No tenía conocimientos de bolsa y me metí durante el crash del Ibex del verano de 2011. Los movimientos eran brutales”.

Operar en tiempo real es como viajar en una montaña rusa, sólo que lo que sube o baja son tus ahorros. “Invertir 200 euros y que 15 minutos más tarde vayas perdiendo 50 puede ser demoledor para la moral, como fue mi caso”, confiesa Alberto, que si no hubiera cerrado su operación habría podido ganar 100 euros tan sólo una hora más tarde. Situaciones como esta se pueden dar con cantidades mucho mayores y, por tanto, multiplicar las pérdidas. “Me pasó otras dos o tres veces más en una semana, los nervios me podían y acabé dolorido. Desde fuera puede parecer de idiotas, pero si no estás ahí no sabes lo que es eso”.

No controlar las emociones puede hundir los ahorros de cualquier aficionado al trading. La impulsividad es una constante entre los novatos, que asemejan la inversión con una apuesta en la que el azar juega más que el mercado. Pero ante la comparación del trading con la ludopatía, los profesionales sacan las uñas. “El trading sí se puede asimilar a ludopatía porque tiene un componente adictivo fuerte” –admiten desde XTB– “pero el componente de azar es mucho menor. Especular engancha, pero el trabajo que hay detrás es dolorosamente solitario. La actitud del trader delante del ordenador, observando el movimiento del precio, puede resultar chocante”.

Ilustración: Carolina Jiménez

 “Especuladores Anónimos”

Es frecuente encontrar en los foros a quienes aseguran haber perdido todos sus ahorros. Anuncian que ‘lo dejan’, como quien dice “no vuelvo a beber”. La adicción al trading, aún por diagnosticar, mina el ánimo de los más fuertes. Algunos se desahogan en Internet, pero en su vida cotidiana no sueltan prenda. ‘W’ perdió varios millones ahorrados a finales de los 80 y ahora opera en trading, aunque su familia no lo sabe. “Recuerdan lo mal que lo pasé cuando lo perdí todo, así que ahora no hablo de mis inversiones. Ni loco”. El trader, tal y como lo conciben los profesionales, debe pasar horas aprendiendo y, por qué no, fracasando. Es una actividad silenciosa que exige concentrarse en gráficos, estudiarlos y anotar los errores para recordarlos. Pero existen ganadores. Algunos, incluso, han ganado también el odio universal.

Durante un par de días, la cosa estuvo muy calentita por las palabras de un desconocido de 33 años que aseguró en la BBC que “los gobiernos no gobiernan, es Goldman Sachs quien lo hace”. Auguró que “en un año se desvanecerán los ahorros de millones de personas” y se sinceró del todo: “Cada día me voy a la cama soñando con otra recesión”. Alessio Rastani se convirtió en un momento en la viva representación del mal, era el mismísimo Satanás con chaqueta. Sospecharon que pudiera ser un cómico de los Yes Men, le acusaron de farsante y fue vilipendiado en las tertulias. Pero el pecado imperdonable de Rastani fue confesar su pasión: ganar dinero en bolsa, como tantos otros.

Como él, cualquier trader puede apostar a la baja. Si cree que una empresa va a caer, venderá las acciones que aún no tiene y contribuirá a ello. Si cree que un país se va a hundir, venderá deuda que no ha comprado y pondrá su granito de arena. El mercado lo permite y las leyes (que no son lo mismo) también. Sólo de vez en cuando la CNMV prohíbe operar “en corto”, con acciones de los bancos o con todas en general, y lo hace provisionalmente. El resto del tiempo, vía libre. Después, bancos que se hunden, economías que quiebran y divisas que se tambalean. Pero una vez más –¿te suena?– no hay responsables.

¿Con la comida no se juega?

Igual que es posible especular con acciones, divisas o fuentes de energía, el trading permite especular también con el precio de los alimentos. Así se ha hecho siempre en el mercado y así se puede hacer hoy desde casa. El trigo, el maíz, el arroz, la soja, el café o el azúcar son bienes esenciales para la supervivencia de comunidades enteras. Pero también son productos financieros. Forman un grupo propio dentro de las llamadas “commodities”, que significa “mercancía”. Pero esa mercancía no son yenes, barriles de petróleo o lingotes de oro. Es comida. La que escasea en muchas de las casas de quienes la producen. Podemos vivir sin Apple o Bankia, pero no podemos vivir sin alimentos. Los inversores lo saben y algunos se aprovechan de ello. Esperan a que se publique un informe negativo sobre alguna cosecha desastrosa provocada por inundaciones, sequías o conflictos armados. Lo escuchan, sonríen y corren al mercado. El éxito está garantizado, observa el siguiente ejemplo.

Imaginemos que en un país que produce cacao estalla una guerra civil. El gobierno está paralizado y suspende las exportaciones. Alguien con mucha avaricia y poca humanidad podría invertir enormes fortunas en comprar todo el cacao posible y almacenarlo hasta que la combinación de una demanda angustiosa con una acuciante escasez provoque una rápida subida del precio a niveles estratosféricos. En ese momento, cuando la falta de cacao ya ha mermado a suficientes familias, vende lo que tiene y gana un dineral. No es un ejemplo ficticio, es Costa de Marfil. Y ese individuo existe: se llama Anthony Ward, alias “Chocfinger”.

El señor Ward dejó su empleo de mensajero en Londres y cambió su moto por las commodities. En apenas 4 años, su empresa Armajaro logró lo que se conoce como “arrinconar al mercado”: manejar una cantidad suficiente de algo como para influir en el destino. Hace tres años repitió la operación y volvió a forrarse. Arrinconar al mercado no está al alcance de todos y no siempre es legal. En el caso de Armajaro, uno de los principales donantes de los conservadores británicos, sí que lo fue. Al menos en Reino Unido. En algunas regiones de África Occidental, en cambio, Armajaro no puede poner un pie. Pero todas las consecuencias para el señor Ward, cuya compañía ha preferido no aportar su versión para este reportaje, se reducen a un mote de villano.

En una entrevista colgada en Youtube antes de su último gran golpe africano, “Chocfinger” aseguraba que una de las claves del éxito de su compañía era seguir la previsión del tiempo. Pero olvídalo, tú no vas a hacerte rico por anticiparte a las inundaciones en el sudeste asiático o porque se aproxime un tifón a las costas de China. En cambio, si lo deseas, tal vez puedas sacar un pellizco subiéndote al tren de los arrinconadores. La pregunta ahora es: ¿quieres hacerlo?

Reflexionar por encima de nuestras posibilidades

Seguro que conoces a alguien que compró un piso en la época del boom. Tal vez incluso te animó a que hicieras lo mismo, guiado por la certeza de que aquello era una gran inversión. Tu amigo, o quizás tú mismo, habéis contribuido a inflar la burbuja inmobiliaria. Perdona que te lo diga así… Ah, que ya lo sabías, que ya te lo habían dicho.

Las burbujas son paradojas de la vida. La lógica dice que si baja el consumo de un producto, su precio también caerá. Pero en ocasiones los precios suben sin que haya subido la demanda real y, cuando los precios se disparan, se genera el deseo de altas rentabilidades. Es el paraíso para los especuladores. Cuando la paradoja termina y regresa la lógica, miras a tu alrededor y huele a napalm. Al petróleo le sucede a menudo. Su precio es capaz de duplicarse en unos meses sin que en realidad haga falta el doble de petróleo que antes. Pero familias, empresas y Estados tienen que pagar más por el combustible o la calefacción. Tú puedes aprovecharte de ello si haces clic el momento adecuado. Te lo pregunto una vez más: ¿quieres?

David Moreno no quiere, pese a que vive del trading. “No me gusta especular con el sustento de los demás e incluyo al petróleo. Su precio repercute en muchos bienes que se utilizan a diario”. Esto supone que David, cuyos ingresos dependen de sus operaciones en el ordenador, deja escapar cada mes muchas oportunidades de intentar ganar dinero. Pero Alberto Domínguez lo ve de otra manera: “El precio del petróleo es tan increíblemente manipulable por los principales productores que si quieren bajarlo lo bajarán, y si quieren subirlo, también. Mi intervención en el mercado no va a afectar”. Los dos tienen razón, pero la decisión es particular. García Sesma, que dejó atrás los números rojos, se decantó hace ya tiempo: “Me interesan las consecuencias de las operaciones financieras si afectan a mi día a día. Nos sigue gobernando la misma clase de gentuza y así nos va a todos. Y cuando digo a todos, me refiero a toda la humanidad”.

Toda la humanidad es, precisamente, la que puede meter mano en el mercado de los alimentos pese a que, como sospecharás, a una parte muy pequeña de ella le interesa realmente el minuto a minuto del precio de la soja. Daniel Pingarrón, de IG Markets, defiende que la especulación en alimentos se limite a los participantes en esa industria y no esté abierta a cualquier inversor. Pero los límites y las regulaciones desde fuera no son plato de buen gusto para el mercado.

Al final son los propios principios los que determinan las líneas rojas que uno no quiere traspasar. Vivir del trading o, al menos, soñar con ello, es una travesía incierta plagada de cadáveres en la que la serenidad es lo que la diferencia de un casino, la disciplina la diferencia de una aventura, y la ética –voluntaria– la diferencia de la selva. Un arriesgado salto al bando de los listos en el que se decide en el aire si se está abandonando también el bando de los buenos. Ese bando en el que, como sabemos, no siempre están los que ganan.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Alfonso Torán

Reservado en el hablar e impreciso en el vestir. Su principal virtud es la puntería en las ferias; su mayor defecto, no transmitir el sonido. Al vacío se arroja cada día, añorando una vida de escritor que no merece y decidiendo, mientras tanto, las noticias que se cuentan en La Sexta a las 14h. @alfonsotoran

Comentarios (2)

  • Anvi

    |

    Tienes razón en todo lo que dices. Pero también hay personas que tienen pavor al riesgo y no se juegan su dinero. Gente como la que poseen un simple depósito a plazo fijo en Chipre, a un interés equivalente a su IPC. Pero un día llegan los mercaderes, y le roban lo que pueden. Luego echan la culpa a los “mercados”.
    Palabras como trader, trading, commodities, bolsa, futuros, fondos etc., esconden tras ellas otra palabra más simple; codicia.
    ¿Y eso de que con la comida no se juega? Se juega con todo.
    No tenemos remedio, somos codiciosos por naturaleza, ese es nuestro mayor pecado. Enhorabuena por el artículo

    Responder

  • Mektres

    |

    Accesible y muy bien explicado. Enhorabuena!!
    Saludos

    Responder

Deja un comentario