A la sombra de Saviano: los otros periodistas antimafia

Escrito por Carlos Camino el . Posteado en Reportajes

“O para o le dispararé en la boca”. A veces, una felicitación por hacer bien el trabajo puede tratarse de una amenaza. Así comienza a conocerse el caso de Giovanni Tizian, un joven periodista precario italiano de un modesto diario de Módena que de la noche a la mañana se encontró bajo escolta policial. Uno más de los pequeños desconocidos para el gran público italiano, que concentra su atención en personajes más mediáticos como Roberto Saviano y deja en un segundo plano a los otros sufridores por la libertad de prensa.

Giovanni Tizian escudriñaba en las páginas de La Gazzetta di Modena cómo la Ndranghetta, la mafia calabresa, estaba penetrando en su región gracias al aumento del número de los establecimientos de juego. De la noche a la mañana, Tizian se encontró con una escolta después de una interceptación de la policía de una llamada entre presuntos mafiosos: “O para [de escribir estos artículos] o le dispararé en la boca”.

Las investigaciones de Giovanni Tizian sobre la relación entre la mafia calabresa y el aumento de establecimientos de juego molestaron a la ‘Ndranghetta’FOTO: http://www.iomichiamogiovannitizian.org/

A sus 31 años sabe que estas amenazas no son exageraciones y que no hay que tomárselas a broma. El padre de Giovanni, un empleado de banca, murió asesinado por la mafia antes de que su familia dejase el sur de Italia. “Yo no empecé a trabajar en el mundo del periodismo por la muerte de mi padre – confiesa –, yo empecé escribiendo un poco de todo”. Como cualquier precario echando músculo en las galeras de cualquier redacción.

La familia de Giovanni fue al norte del país, donde todavía lo normal es negar la infiltración de la mala vita, igual que el niño que se tapa la cara escondiéndose de sus padres. Esta negación de la realidad tiene graves consecuencias, pues los malos de la película de Tizian no serán juzgados por asociación mafiosa. “Aplicar este tipo de delito en el sur es habitual, pero aquí todavía es complicado. A los jueces les cuesta comprender esta situación”, indica el joven periodista.

La sombra de su escolta le recuerda cada día lo que pesan las verdades. “He perdido independencia. No puedo ir a dar una vuelta por mi cuenta o con mi novia. Tengo que coordinarme siempre con ellos – se lamenta –. En lo que respecta a mi trabajo me limita para muchas cosas”. Una situación “increíble” en 2013.

Giovanni comienza a adquirir cierto renombre, aunque no al nivel de Roberto Saviano, autor de Gomorra, omnipresente por tierra, mar y aire. “Saviano ha hecho un trabajo óptimo, pero en Italia tenemos el vicio de santificar. Esta santificación no conlleva resultados contra la mafia, ya que un hombre solo no puede hacer nada”, indica Tizian, otro soldado del ejército de hombres solos que combate contra la mafia.

 

Un trabajo por el territorio

Aparte de Giovanni Tizian, hay otros solitarios periodistas que intentan molestar a aquellos que hacen la vida imposible al resto del país. Marilena Natale es una precaria de la región de Nápoles, donde por sus crónicas contra la Camorra se ha ganado que le quemen el coche o que un mafioso esposado le lanzase un beso ante las cámaras. Momentos de hielo que se derriten con la pasión con que ella trabaja.

Marilena, de 40 años, se enroló en la cruzada periodística contra la mafia a los 20. “Empecé a mirar a mi alrededor y no me gustaba lo que veía”, explica. Y todavía tiene ganas de seguir adelante. “No pararé nunca. No nos pueden matar a todos”, añade con una voz llena de orgullo. Pese a las amenazas y agresiones, Marilena ha renunciado a la escolta, aunque todavía le queda algo de vigilancia a la que no puede negarse. La motivación ha sido dar valor a los demás: “Vi que la gente era más valiente cuando me veían a mí sin escolta”.

Esta cronista especializada en la mafia de la zona, al igual que Tizian, recibe las felicitaciones en forma de amenaza. Durante la cobertura de la detención de un mafioso del potente clan de los Casalesi, el cuñado de un boss se acercó y le dijo: “Vete de aquí. Sé quién eres y sé dónde vives”. La respuesta de Marilena fue una crónica sobre los hechos y una denuncia ante los Carabinieri. Cuando el denunciado intentó atenuar con 1.500 euros la amenaza, Natale, impertérrita, respondió: “Si cogéis 50 euros de mi cartera y los estrujáis, del billete sólo sangrará mi sudor y el de mi padre. Si apretáis uno de Panaro [el mafioso] veréis que sale sangre de la gente. Yo no cojo dinero de la Camorra”.

  • "Marilena Natale se recorre cada centímetro de su región en busca de una noticia. La lucha contra la mafia comienza con la acción local"(Archivo Marilena Natale)

  •  "Marilena mira a la cara a los mafiosos. No tiene escolta para hacer sentir a la gente más fuerte" (Archivo Marilena Natale)

  • "La semilla de Marilena Natale es fuerte. Uno de sus hijos quiere ser carabiniere, el otro, juez" (Archivo Marilena Natale)

 

Incansable, como si temiese que le alcanzase el aliento de la precariedad y del peligro camorrista, Marilena recorre en su moto hasta el último rincón de su provincia. Escribe prensa local para demostrar lo importante que es construir la casa desde los cimientos. Desde estas rotativas denuncia y consigue pequeños éxitos concretos, como lograr que se mantenga un cuartelillo de Carabinieri cerca de la casa de un mafioso, pese al peligro de extinción que le amenazaba. Y si se deja el cuartelillo, al final madurará el árbol de las detenciones. Una lucha de pasos cortos y constantes en un camino con los pies atados. “Yo voy cada día a los juzgados. Yo conozco mi tierra”.

Marilena anima a Saviano – a quien reconoce un gran mérito –  a pasearse sin miedo por Italia. “A la mafia no le conviene hacerle mártir. Debe venir aquí”, cree la periodista napolitana. “No es necesario amplificar el negativo”, se lamenta.

Al final, el legado de su ejemplo se pasa con el ADN y con el orgullo de la herencia de la que dice que “si le pasa algo, no será en vano”. Sus hijos, acostumbrados al peligro, pero agradecidos por el esfuerzo de “un trabajo por el territorio”, ya han decidido su futuro laboral: uno será fiscal, el otro, policía.

 

Un hombro en el que apoyarse

La vocación para el periodismo viene tras una experiencia con un libro, por el afán de escribir… Alberto Spampinato quería ser ingeniero, pero cambió de opinión el 27 de octubre de 1972, cuando la mafia mató a su hermano. “Decidí hacer una investigación para saber qué había pasado. La muerte de mi hermano fue una noticia incómoda para los otros periodistas que realmente sí sabían lo que había ocurrido”, explica Spampinato, actual director de Ossigeno per l’informazione, una organización que vela por los periodistas amenazados, sea o no en el ámbito de la mafia.

Las fichas de su organización diseccionan las amenazas a 222 periodistas en Italia en lo que va de año, aunque calculan que tiene que haber 10 veces más… pero que guardan silencio. Spampinato explica las múltiples maneras de aterrorizar a la prensa, desde una carta con balas hasta entrar en la casa de uno sin robar nada, solamente dejando notar la presencia con un gesto no violento y sembrando un miedo que amordaza. El trabajo por parte de esta organización es infatigable. Un escudo ante la amenaza poniendo una cara a los periodistas perseguidos por la mafia, con análisis y propuestas para solucionar el grave problema del silencio del cuarto poder. Como buenos periodistas, Ossigeno comprueba hasta el último caso que se le presenta para ver si es real. Una lucha por adivinar cuál silencio es más fuerte, si el de mafia o el de los anunciantes y editores.

Además, la presión a nivel local aumenta. “Es difícil esconder una noticia que se dé en el centro de una ciudad, pero para evitar que se hable de algo que sucede en la periferia basta con callar a un periodista”, explica Spampinato sobre los mensajeros precarios como Tizian o Natale, que intentan atraer el foco de atención sobre los problemas de sus ciudades. Este periodista cree que casos de Saviano ayudan “a hablar de los otros. Se habla si le pasa algo a un personaje, pero hay que contextualizar que se habla sólo porque es un personaje”.

 

Una cultura más allá de la Camorra

Ciro Marino ronda los 30 y trabaja por la mañana dando clases a niños para poder pagarse el vicio de tener una editorial en Nápoles. Este joven profesor gestiona junto a otros amigos la editorial Ad Est dell’Equatore, un pequeño faro de cultura en una ciudad continuamente maltratada por los medios y asociada cuasi de facto a la Camorra o a las crisis de las basuras. “Nápoles es una ciudad marchita desde el punto de vista cultural”, se lamenta. Con fatiga y combatiendo contra el estereotipo, a Ciro le entristece del lazo inquebrantable en la mente de la gente que liga Nápoles y Camorra. “Si voy a cualquier país de Europa, automáticamente soy un mafioso”.

“Ròbert”, cómic de Vito Manolo Roma

La feritaLa herida – fue un buen golpe de la editorial, un libro de hace cinco años que contaba con la firma de Roberto Saviano, en aquellos años viviendo el boom experimentado tras el estreno de la película Gomorra basada en su popular libro. A pesar del respeto que tiene por Saviano, Ciro, desde su punto de vista personal, se lamenta de que la vida cultural de la ciudad también quede anclada sólo en la mafia. “El anticamorrismo también es considerado por mucha gente como una cuota de mercado y no ve en ello un beneficio social, sino un beneficio económico”, explica. “Detrás de la bandera del anticamorrismo hay gente que hace dinero”.

“Saviano tiene mucho mérito y ha tenido un gran valor, pero si luego tenemos que estar ciegos ante el resto no va bien”, indica. Marino hace referencia al rodaje de una nueva serie basada en Gomorra. Una enésima cruz sobre los hombres de aquel pobre barrio. “Se combatiría mejor la mafia invirtiendo el dinero que ha costado hacer la serie en proyectos para ese lugar”, señala. “Reclamamos la libertad de ser políticamente incorrectos”, indica Ciro que explica que su posicionamiento en contra de la mafia es inquebrantable.

Y es que lo políticamente incorrecto va haciendo poco a poco mella en la sociedad. De este modo, desde otro punto del país ha llegado otra expresión editorial que aborda con humor el San Saviano que ha sustituido a las estampitas de Padre Pío en algunos lugares de Italia. Vito Manolo Roma se ha lanzado de manera casi suicida contra el héroe catódico Roberto Saviano con un cómic titulado Ròbert. “A lo mejor he tratado un tabú, pero en el fondo sólo he hecho sana ironía. Sin embargo, muchos me han saltado encima como si hubiese tocado a Pier Paolo Pasolini o a un tótem sagrado. Han tratado mi ironía como si fuese algo vulgar. Como mucho es un poco trash, pero para una novela del estilo es perfecto”, explica.

Vito explica que fue el propio Ròbert el que le pidió en una aparición ‘mística’ a través de la televisión que le pintase en un cómic: “Saviano estaba en televisión, se giró hacia mí y me dijo que yo era el único que podía tocar al ‘Intocable’. El autor hace referencia a la omnipresencia de Saviano en televisión, que con un aire melancólico ha sido erigido paladín de los movimientos antimafia.

Al final, parece que por haber construido Saviano, se ha dejado a otros de lado. “No tengo la sensación de que en la tele o en las redes sociales se dedique mucho espacio a los que arriesgan su vida para combatir el sistema mafioso. [Saviano] cuenta historias, teoriza y da su opinión, pero en su posición de recluso más allá de los límites del mundo ‘normal’, podría osar algo más”. Con el aire “fugitivo-melancólico” de Saviano, Italia todavía se mece en el silencio del tabú de la mafia, ante el cuál, un único altavoz poco puede hacer.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Carlos Camino

A Carlos Camino nunca le gustó estar quieto, lo que le ha llevado a buscarse la vida en Niza, París, Milán y Leganés. Ahora vive en Turín, donde disfruta con el café y sufre con el 'Toro'. Ha juntado letras desde distintas partes para France Presse y para El Confidencial. Promete contarles con todo detalle quién era ese tal Lord Jones. @ccamino84

Comentarios (2)

  • A la sombra de Saviano: los otros periodistas antimafia de Italia

    |

    [...] A la sombra de Saviano: los otros periodistas antimafia de Italia unfollowmagazine.com/2013/09/a-la-sombra-de-saviano-los-o…  por asfaltopo hace nada “O para o le dispararé en la boca”. A veces, una felicitación por hacer bien el trabajo puede tratarse de una amenaza. Así comienza a conocerse el caso de Giovanni Tizian, un joven periodista precario italiano de un modesto diario de Módena que de la noche a la mañana se encontró bajo escolta policial. Uno más de los pequeños desconocidos para el gran público italiano, que concentra su atención en personajes más mediáticos como Roberto Saviano y deja en un segundo plano a los otros sufridores por la libertad de prensa. etiquetas: periodismo, mafia, italia, saviano negativos: 0   usuarios: 1   anónimos: 0   compartir:         window.___gcfg = {lang: 'es'}; $(function () { $.getScript("https://apis.google.com/js/plusone.js"); }); sin comentarios actualidad, medios karma: 13 GA_googleFillSlotWithSize("ca-pub-8059464308672801", "link-468×60", 468, 60); [...]

    Responder

Deja un comentario