Cien lugares donde NO llevar a tus hijos: El guarro de Vallecas

Escrito por Antonio Castelo el . Posteado en Cien lugares donde no llevar a tus hijos, Columnas, Otros artículos

Interior de El guarro de Vallecas. Cien lugares donde no llevar a tus hijo, Antonio Castelo, El guarro de Vallecas

#4 Bar Restaurante Penedillo aka “El guarro de Vallecas”

Avda. de Monte Igueldo 76, Madrid.

Es el invierno más frío de los últimos veinte años, en medio de la peor crisis que se recuerda. Andamos sin rumbo por las calles de Madrid y una ventisca nos ha pillado en mitad de ningún sitio. Qué jodido es el cerebro humano, en los peores momentos te trae los peores recuerdos: “Nunca tuve que haber dejado a aquella chica”, “¿por qué escogí letras?” y cosas así. Pero en la lejanía brilla una luz. La nieve en los ojos arde. Alguien dice: “ES EL GUARRO DE VALLECAS”. Estamos salvados. ¿Estamos salvados?

EL CONCEPTO

Booom. En tu cara: “El guarro de Vallecas.” En una sola frase dos de las palabras más jodidas del mundo en lo que a hostelería se refiere.

La idea del local es que lo pases mal. Concebido a medio camino entre comedor social deluxe, cementerio de elefantes y un Hooters de Alabama en el que estuve este verano.

Si algo define al sitio es EL ACEITE. El palacio del aceite, en la villa del aceite, en el país del aceite que preside Jorge Javier Vázquez.

Las raciones siempre van un paso por delante de ti, se anticipan a tus movimientos. Son Walter White y HAL 9000 juntos. Saben leer en tu cabeza y son implacables.

 

LA DECORACIÓN

El principal elemento decorativo del local es un “AGÜELO” (en mayúsculas) sentado en una mesa con un chato de vino, una tapa de cecina y un respirador de oxígeno. Como el tatuaje de Angelina Jolie: “lo que me alimenta me destruye”.

Mesas estilo área de servicio de en mitad de la A6: grandes, rodeadas de basura y con pinta de que alguien ha follado encima de ellas. Dos cuadros de animales evocando libertad, unos caballos galopando y unas águilas volando. Animales que no estarían vivos si hubiesen almorzado en El Guarro de Vallecas.

 

LOS PLATOS

  • Las alitas de pollo

Alitas de pollo. Cien lugares donde no llevar a tus hijo, Antonio Castelo, El guarro de Vallecas

Punta de lanza del menú y plato recordado siempre por sus comensales. Pon en tu mente una fuente de chocolate, cambia el chocolate por aceite, moja unas alitas de pollo crudas en ese aceite, tíralas, bébete el aceite. Eso es el plato.

  • Media de oreja

Le has robado al cártel de la droga de Michoacán. Estás en Michoacán. Sin batería en el móvil, sin gasolina en el depósito y un niño por la calle le dice a su madre “¿Ese no es el señor que le ha robado al cártel de Michoacán?”. Corre.

Lo que aparece en la foto es media ración de lo que come el ministro Gallardón antes de hacer propuestas de Ley. Nos referimos a ella como oreja casi como un eufemismo, podría ser oreja, talón, dedo, nariz…

Antonio Castelo. Cien lugares donde no llevar a tus hijo, Antonio Castelo, El guarro de Vallecas

La media ración de oreja sabe mal, pero sobre todo huele mal. Por primera vez en esta humilde sección culinaria he tenido que poner el plato debajo de la mesa porque el olor casi me hace vomitar. La oreja del Guarro de Vallecas huele a victoria, la victoria del mal, huele a las preferentes que se le deben a todos los jubilados de España.

  • Patatas bravioli

Te echas una novia que es modelo de Victoria’s Secret, le gusta la cocaína y quiere que tú se la compres. Eso son las patatas bravioli: una espiral de miseria humana que acaba contigo muerto en una acequia.

  • patatas bravioli. Cien lugares donde no llevar a tus hijo, Antonio Castelo, El guarro de VallecasLos calamares

El único momento en el que a “El guarro” le tiembla la mano. Se dejan comer. El dueño debió pasar el escorbuto en alta mar y no le desea eso a nadie, así que los calamares se sirven con dos capazos de limones cortados.

En mitad de toda esta locura exprimí dos mitades de limón en un vaso y me lo bebí. Me salvó la vida.

 

EL SERVICIO

Un señor castellano muy serio, con muy mala leche y muy inquisitivo. Cero bromas. Ni media coña y ni medio chascarrillo sobre la comida. Al final de la comida, como en una peli de David Mamet, kabooom: el señor era una señora.

 

Te gustará si serviste en Afganistán y tienes ganas de más.

 

Lo mejor: Máxima honestidad. Se llama “El Guarro” y a mucha honra.

Lo peor: Tener que vivir una vida después de comer.

Puntuación: 5 almax.

 

 

 

En esta ocasión me acompañaron mis amigos Luismi Pérez y Roza Ponse, componentes de mi grupo favorito: Tigres Leones.

Etiquetas:, , , , , , , , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Antonio Castelo

Antonio Castelo es cómico y guionista. Ha colaborado en programas de television como Buenafuente (Antena 3), CQC (Tele 5) y UAU! (Cuatro). Combina su carrera en tv con actuaciones de standup comedy en clubes y audiotorios. Fundador del portal de comedia Papanatos.com y acaba de estrenar su show "Antonio Castelo domina el mundo".

Comentarios (10)

  • Pepe

    |

    Bonito nombre para un bar. Muchos lo son sin decirlo, claro que al menos no engaña a nadie. Por otro lado, hay que tener mucho estómago para comer esas alitas, a mi me lo has levantado con tu descripción.

    Responder

  • Alvaro

    |

    Me parto con la metáfora de las bravioli. Antonio vas a enfermar.

    Responder

  • beatriz

    |

    5 almax, genial xD

    Responder

  • Kano

    |

    No has analizado correctamente los calamares. Son conocidos como los calamares asesinos… has de comerlos partiendo trcitos pequeños con el cuchillo pues los calamares tienen unas hebras de una dureza comparable a los nanotubos de carbono. Hay gente en el barrio con la cara marcada de litres latigazos recibidos al intentar romperlos tirando hasta el límite. También hay gente que ha vivido una experiencia cercana a la muerte al quedar una hebra atrancada en la garganta

    Responder

  • Javi

    |

    Soberbio. Tú, no el garito…

    Responder

  • Cien lugares donde NO llevar a tus hijos: El guarro de Vallecas

    |

    [...] Cien lugares donde NO llevar a tus hijos: El guarro de Vallecas por kanowins a unfollowmagazine.com enviado: ____ Después de tapear en El guarro de Vallecas, Antonio Castelo ha necesitado varios botes de champú y acondicionador para quitarse del pelo el olor a aceite. etiquetas: guarro, gastronomia profunda usuarios: 1   anónimos: 0   negativos: 0   compartir: sin comentarios ocio karma: 6 (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); [...]

    Responder

  • Oubeador

    |

    Vamos chicos, que las carcajadas entre experiencias se evaporan esperando a la siguiente.

    Responder

  • Juanillo

    |

    Jaja. Qué recuerdos. Aquellos tiempos en los que los fines de semana había que hacer cola para entrar y comerte una ración de oreja, que pinchabas con el tenedor y te llevabas de un golpe todos los trozos de oreja pegados entre sí.

    Responder

  • Manolo

    |

    Propuesta para el próximo: El Mesón de La Guitarra. El bar donde van todos los tunos de Madrid.

    Responder

Deja un comentario