Casualidades de la vida

Escrito por Francis Leonard el . Posteado en Relatos

Deberíamos quedar más a menudo. Vernos de forma intencionada. Porque no puede ser que siempre nos encontremos por caprichos del azar. Que si en el cumpleaños de María, que si en la moto de Mario, que si en el claro de un bosque, que si en la cama de Nuria… También en el Barca-Madrid (menuda paliza os metimos; además en vuestro campo; qué bien juega el Martín ese; y cómo llovía…).

Y si no me falla la memoria, incluso coincidimos en aquel teleférico que se quedó atascado en los Alpes suizos a 500 metros de altura; y recuerdo que lo aprovechaste seriamente para ponerme al día con el inventario de tus más recientes logros laborales (¿o eran laborables?) y –cómo no– desglosar el cúmulo de virtudes de tu novia de entonces, la loca esa; hostia, ya son muchas las veces que nos hemos topado así por las buenas, y el mundo es un pañuelo, vale, pero esto significa algo, no me jodas.

Yo creo mucho en los destinos entrelazados. No es normal que te coloques justo detrás de mí en la cola de un cochambroso banco rural, que lo atraquen y nos elijan de rehenes, ¡precisamente a ti y a mí! ¡Con la de gente que había, incluidos mujeres y niños!

No tiene explicación alguna que a los dos se nos ocurra salir de espontáneos en una plaza de las Ventas a reventar, el mismo día y con el mismo toro. A nadie le entra en la cabeza que seres tan dispares como tú y como yo tropiecen al unísono con la misma serpiente en mitad del desierto de Gobi (menos mal que sólo te mordió a ti).

¿Quién entiende que nuestros carros de la compra chocaran de frente en el supermercado más septentrional de Alaska (y encima Nuria y María se saludaran como si nunca se hubieran acostado juntas)?

Pero ya es el colmo que ahora mismo nos encontremos tú y yo (siempre tú y yo, ¿te das cuenta?) dentro de la misma olla gigante, con el mismo caldo abrasador al cuello, en el mismo poblado de la misma tribu, y que vayamos a ser devorados por los mismos alegres caníbales, en el mismo planeta de la misma galaxia, y llegados a este punto (o a esta mota de polvo), ya no sé qué más se puede decir al respecto.

Etiquetas:, , , , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Francis Leonard

Nacido en la Selva Negra, daltónico y criado en libertad, ha trabajado de piloto de ambulancias, diseñador de terrarios, decorador de rotondas, coordinador de saltos base, inspector de auditores, bibliotecario de guardia y un largo etcétera de oficios aún por consolidar. En la actualidad se dedica al estudio íntegro del cuadro titulado "Muchacha leyendo una carta", del pintor neerlandés Johannes Vermeer.

Comentarios (1)

  • Sol y sombra

    |

    Yo, tampoco me lo explico. También podíais ser siameses y no haberos dado cuenta; hay gente muy despistada..

    Responder

Deja un comentario