Autor del archivo

Aída Prados

Periodista. Llegó a Londres en 2011 con la intención de salir de Europa en pocos meses. Presume de vivir en una calle rodeada de vecinos de todas las nacionalidades, razas y religiones que uno pueda imaginar, con quienes charla inevitablemente cada día. Y es esta diversidad la que le atrapa y no le deja continuar.

COMIDA ORGÁNICA: EL LUJO DE LAS CLASES MEDIAS

Escrito por Aída Prados el . Posteado en Reportajes

Caseta de Broadway Market. Londres
A pesar de ser una de las ciudades con más contaminación de Europa, Londres presentó el lema “Green to Gold” (del verde al oro) en los Juegos Olímpicos para exhibirse ante el mundo como una ciudad ecológica y promover entre sus ciudadanos el ejercicio y la utilización de espacios verdes. El espíritu ecológico que recorre la ciudad de punta a punta a través de sus bicis y sus gigantescos parques encuentra también su hueco en los mercados de abastos repartidos por las plazas  y a lo largo de las calles. En estos lugares se fomenta el buen comer y los productos saludables de manera que casi todo lo que se oferta son alimentos orgánicos. Esta etiqueta se aplica sólo a aquellos para cuya producción no se han utilizado fertilizantes ni aditivos químicos, lo que se cree que es más beneficioso para la salud y representa la máxima expresión de su respeto al medio ambiente. Los mercados venden también carne, huevos y leche, principalmente de animales criados en granjas al aire libre, que es la opción que más satisface a los defensores de lo orgánico. Todas estas diferencias suponen un sobreprecio que cada vez más gente está dispuesta a pagar… pero que otra mucha gente no puede permitirse.