Autor del archivo

Elisenda Ariza

Periodista, prefiere la palabra escrita. Una de las cosas que más le gustan de esta profesión es la de poder seguir aprendiendo y escuchando a la gente que tiene mucho que aportar. Vivió tres años en París y por eso dice que se quedó ahí, entre Barcelona y París. Twitter: @barcelonaparis

Los otros vecinos de Barcelona

Escrito por Elisenda Ariza el . Posteado en Reportajes

Caminar por el Paseo de Gracia supone sortear a los numerosos grupos de turistas que se retratan frente a la Pedrera o la Casa Batlló, la misma imagen se repite en la Sagrada Familia, las Ramblas o el Parque Güell. Barcelona es la cuarta ciudad más visitada de Europa y se preocupa por salir guapa en las fotos. Sin embargo, algunos puntos de la urbe ofrecían hace 50 años un panorama bastante menos fotogénico. En Montjuic, el frente marítimo y el Carmel se levantaron barriadas de barracas ilegales en las que malvivieron durante décadas familias que llegaban a Cataluña desde el resto de España para buscarse la vida. Un pasado urbanístico de penurias que fue convenientemente eliminado al chocar con la imagen que quería proyectar de sí misma la Barcelona olímpica. Una situación que recuerda al desalojo, este verano, de cientos de subsaharianos de las naves abandonadas de Poblenou, una zona que el Ayuntamiento quiere reconvertir en un distrito tecnológico e innovador y que, una vez más, hay que adecentar para la foto.

 

Fracking, ¿oportunidad de futuro o migajas de un modelo energético?

Escrito por Elisenda Ariza el . Posteado en Reportajes

De un tiempo a esta parte vamos oyendo cada vez más la palabra ‘fracking’. Se utiliza para hablar de fractura hidráulica, una técnica para extraer hidrocarburos no convencionales del subsuelo que podría emplearse en territorios del norte de España susceptibles de albergar gas pizarra en sus entrañas. El fracking viene acompañado de una oposición frontal de colectivos de estas zonas que denuncian los riesgos ambientales, sociales y económicos que conlleva, aunque las empresas que aspiran a explotar los yacimientos niegan tales peligros  y enumeran beneficios adicionales como la creación de empleo y la reducción del precio del gas. Pero si todavía no sabemos del todo qué hay en el subsuelo…  ¿aceptamos el órdago del fracking?

¿Dispuestos a desobedecer?

Escrito por Elisenda Ariza el . Posteado en Reportajes

Personas que se agolpan delante de una vivienda para evitar el desahucio de una familia, pacientes que rechazan pagar el euro por receta, conductores que se niegan a pagar el peaje e insumisos fiscales. Las acciones de desobediencia civil -incumplir una ley que se considera ilegítima- parecen estar aumentado en los últimos tiempos. Pero, ¿qué implica la desobediencia civil? ¿Estamos dispuestos a desobedecer asumiendo las consecuencias?

En 1971 Pepe Beunza, un joven de Valencia, se negaba a hacer el servicio militar y se declaraba objetor de conciencia, pagando todo ello con la cárcel. Emprendía una campaña no violenta para reclamar un servicio civil sustitutorio que levantó simpatías y tuvo muchos apoyos. Unos pocos años más tarde, jóvenes de todo el estado también se declararon objetores y fueron, como Pepe, a la cárcel.