Autor del archivo

Guillermo Ortiz

Cofundador de UNFOLLOW. Escritor y filósofo, colaborador de revistas como JotDown, El Imparcial o Neo2. Blog: http://bretguille.blogspot.com

Aleix Saló: “El paréntesis no es la crisis, el paréntesis fue la burbuja”

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Entrevistas

A sus 29 años, Aleix Saló se enfrenta de nuevo al reto de la divulgación. Desde que saltara a la fama con el vídeo de su libro “Españistán”, Saló es una referencia para muchos ciudadanos que no entienden lo que pasa en su país y en el mundo. Obviamente, eso tiene sus riesgos, como él mismo reconoce: “Al utilizar un lenguaje muy popular, tengo facilidad para manipular muchas cosas… y de hecho quizá lo estoy haciendo sin darme cuenta”. Lo cierto es que en “Euro Pesadilla” intenta ir un paso más allá, sin quedarse tanto en el presente y en el discurso más o menos directo, para explicar, en cambio, siglos y siglos de Europa y su lugar en el mundo. Si por algo destaca Aleix es por su claridad, eso nadie se lo puede negar. Su visión de la progresiva desaparición de la clase media, una clase media acostumbrada a planificar, caracterizada por la estabilidad y que ahora ve cómo todo se tambalea, es brillante. En esta entrevista intentamos alejarle un poco del entretenimiento para aclarar conceptos que pueden quedar perdidos en sus vídeos y sus libros. Otra cosa, como él mismo diría con su constante humildad, es que lo consigamos.

Fotógrafa: Lola Guerrera

Federer vs Sampras, el partido que cambió la historia del tenis

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Monográficos

Sampras-Federer, Wimbledon 2001

Federer y Sampras se saludan tras la batalla. Foto: The Telegraph

El juez de silla sueco Mohamed Lahyani se acerca a los dos jugadores y lanza la moneda al aire. El ritual de siempre. Lahyani sonríe, como es habitual en él: “El asesino sonriente” le llamarán años después en el circuito, cuando se convierta en una estrella. A un lado de la pista queda Pete Sampras, siete veces ganador del torneo, número seis de la clasificación ATP pero cabeza de serie número uno por los intrincados cálculos de la organización. Su temporada hasta el momento está siendo mediocre, a sus 29 años, primeros signos de decadencia: solo una final, en Indian Wells, y cuatro derrotas en primera ronda. No ha conseguido pasar de los octavos de final en Australia ni de la segunda ronda en Roland Garros.

Irene Lozano: “Hay que acabar con lo de poner al partido por encima de todo”

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Entrevistas

En 2008, coincidiendo con el final de los ocho años de gobierno Bush y el triunfo aparente de la retórica neoliberal, Irene Lozano, periodista, publicó “El saqueo de la imaginación”, un libro imprescindible en el que examinaba cómo las palabras y los conceptos asociados a ellas habían sido tergiversados durante más de una década llegando a un momento de confusión total que inevitablemente afectaba a la sociedad y a la política. Como los tiempos no han mejorado, decidimos hablar con ella para que nos aclarara algunas cuestiones al respecto. La cita no fue fácil de conseguir: ahora mismo Irene Lozano se dedica activamente a la política, en las filas de UPyD, y su agenda está llena de conferencias, mítines y comisiones parlamentarias. De hecho, la entrevista es una pequeña contrarreloj de poco más de media hora en su despacho del Congreso de los Diputados, donde una caricatura enorme preside las oficinas de los cinco miembros de su grupo parlamentario.  

No diga Argentina, diga Golpe de Estado (2. El genocidio de las Juntas Militares)

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Monográficos

Esta es la segunda parte del monográfico sobre el golpismo en Argentina, que se inicia en 1928, con el gobierno Yrigoyen, y llega hasta principios de los 70, los años del auge y la caída del peronismo. Puedes consultar esa primera parte pulsando en este enlace.

Regreso y muerte de Perón. Los años incontrolables (1973-76)

Las elecciones se celebran en mayo y las gana Héctor Cámpora, cuyo único cometido es allanar el camino a Juan  Domingo Perón. Cámpora muestra simpatía por Cuba y Allende, con la lógica indignación de Kissinger y el ala dura de los militares. Sin embargo, estos aún no se han recuperado de sus luchas internas y de la fatiga de una represión continua. Siguen esperando. Apenas dos meses después de las primeras elecciones, se celebran unas segundas, en las que Juan Domingo Perón arrasa y se convierte, 18 años después, en Presidente de la República Argentina.

No diga Argentina: diga Golpe de Estado (1. Juan Domingo Perón)

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Monográficos

En plena Semana Santa de 1987, llega una noticia alarmante desde Argentina al resto del mundo: la sublevación armada de los llamados “carapintadas”, preparados para un posible ataque a Buenos Aires desde la base de Campo de Mayo. Apenas han pasado cuatro años desde la llegada de la democracia, encabezada por Raúl Alfonsín, y de nuevo el ejército da una señal de poder, eligiendo al teniente coronel Aldo Rico como líder para la ocasión. Rico, un oficial joven, que apenas cuenta con más de 40 años cuando la insurrección salta a los medios de comunicación, clama contra los juicios que han condenado a los miembros de las Juntas Militares que asolaron Argentina de 1976 a 1983 y pide una amnistía total, así como el cese de cualquier investigación posterior.

Lichis: “La industria antes era semimafiosa pero la 2.0 es directamente El Padrino”

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Entrevistas

Fotógrafa: Lola Guerrera

Lichis. Fotografía: Lola Guerrera

Lichis pide un chupito para cerrar la comida a dos en un bar de Rivas Vaciamadrid. Pollo asado troceado y un buen montón de patatas. Cerveza y Coca-Cola. Poco antes, me ha dicho en la mesa: “Me alegra que la gente no me conozca por la calle, que ya no me paren todo el rato, que pueda ir por el metro o el autobús y solo de vez en cuando algún chaval me salude y me diga Ey, Lichis, de puta madre lo que haces, para adelante”. Probablemente, él  nunca haya sido un fenómeno de masas, más allá de los dos-tres años de gloria de La Cabra Mecánica a principios de siglo, pero en este país no hace falta ser un fenómeno de masas para sentirte observado y que todo el mundo quiera ser tu amigo si las cosas van moderadamente bien.

Sin ir más lejos, cuando va a pagar el chupito en cuestión, el camarero se niega a cobrarle: “Esto es por todos los bailes que me he marcado gracias a ti”, dice, y Lichis sonríe, con esa sonrisa suya que a veces parece incómoda, como si no valiera para el puesto de hombre carismático pero hiciera todo lo posible por no decepcionar a nadie, como si toda su vida fuera una tensión constante entre la necesidad de no decepcionar y la inevitabilidad de esa decepción.

Bret Easton Ellis: Cuando la ética se convierte en estética

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Monográficos

 

En la gira de promoción de su última novela, “Suites imperiales”, Bret Easton Ellis luchaba por dejar de parecer un niñato consentido y pulía su imagen sometiéndose a innumerables sesiones de entrevistas, fotos, coloquios… “Está mucho más calmado que otras veces”, concedía la jefa de prensa de Mondadori, como si el escritor se hubiera cansado tanto de sí mismo que hubiera decidido rendirse, entregarse al enemigo, a la cámara de fotos, a la grabadora en pie frente a su sillón acolchado.

JORDI SEVILLA: “NO GASTAR LO QUE NO SE TIENE ES LO MÁS ANTICAPITALISTA DESDE EL MANIFIESTO COMUNISTA”

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Entrevistas

Ex ministro de Administraciones Públicas desde la llegada de Zapatero al poder en 2004 hasta su cese en 2007 por divergencias de opinión ante el manejo de la incipiente crisis en España, Jordi Sevilla se ha querido mantener estos años en un segundo plano, sin dejar por ello de publicar libros de autocrítica sobre la gestión socialista en el Gobierno y ofrecer alternativas a las políticas del PP en la actualidad. El “señor Sevilla”, como se refiere a él continuamente su secretaria, nos espera en una sala privada de la torre Price Waterhouse Coopers, uno de los cuatro colosos que dan la bienvenida a Madrid desde el Paseo de la Castellana. Antes de empezar, este reputado economista, asesor de Zapatero durante su época en la Oposición -su frase “esto te lo explico yo en dos tardes”, pasó a todos los titulares en su contra- nos pregunta: “¿Cuál es el tono de la entrevista, vamos a hablar un poco de qué libros me gustan o vamos a ir al grano?”. “Vamos a ir al grano, me temo”, digo yo, y empezamos sin dilación porque hay que hablar de la falta de reacción del gobierno socialista ante la crisis, lo que supuso el 15-M, si en el PP hay más de Adam Smith o de Marx y todo en menos de una hora, que nos recogerán y nos volverán a enviar 75 pisos más abajo.

Fotos: Lola GuerreraJordi Sevilla en un despacho de Price Waterhouse Coopers

En “Para desbloquear España” usted afirma: “Debe de ser la primera vez en la historia de España que, ante dificultades serias de convivencia, la gente pide más democracia y no menos, más diálogo y no menos, menos confrontación y no más”. ¿Sigue suscribiendo eso?

Sí, creo que ese sigue siendo uno de los rasgos que definen esta crisis, que salvo voces muy minoritarias los ciudadanos piensan que de esta tenemos que salir con una mejor democracia y no al revés. Y creo que aún estamos en ese momento en el que las peticiones de la mayoría de los ciudadanos de mejor democracia, mejor diálogo y mejor acuerdo no están siendo adecuadamente interpretadas por una clase política que sigue enrocada en el “y tú más”.

Los Juegos Olímpicos de la II Guerra Mundial

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Monográficos

Berlín, 1936: apoteosis internacional de la estética nazi cortesía del Ministro de Propaganda Joseph Goebbels y la siempre dispuesta Leni Riefensthal, cuyo “Olimpia” ha pasado a los anales de los documentales político-deportivos de todos los tiempos. La importancia de los Juegos para los alemanes iba más allá de la simple difusión de su proyecto totalitario. Parte de su ensoñación era emparentarse directamente con los antiguos griegos, recoger el testigo de su legado ario y civilizatorio –no es casualidad que aquel año fuera el primero en que la antorcha olímpica viajara desde Grecia hasta Berlín- e imponer un reino de los mil años como el que Alejandro habría construido si la sífilis y sus herederos no lo hubieran destrozado todo en apenas lustros.