Autor del archivo

Hughes

De formación no periodística, rompió a escribir sobre actualidad hace un año. Mantiene el blog losobjetosimpares, que ya hay que tener moral, y escribe en ABC. Por alguna razón imprecisa, dado que aún es joven, le gusta este verso de Gerardo Diego: y a la luz derivada del periódico yo no me siento viejo. http://losobjetosimpares.blogspot.com.es/ 
HUGHES

AVE

Escrito por Hughes el . Posteado en Columnas, Firmas

El AVE Madrid-Sevilla, el AVE primigenio, tiene algunas cosas que me gustan especialmente. El color de sus asientos, por ejemplo, que yo, en mi ignorancia muy sugestionable, asocio al trenzado del logotipo sevillano del No-do. O la posibilidad de encontrarse con alguna folclórica, aunque las folclóricas se vayan acabando.

Hay un aire de posibilidad estelar en Santa Justa, porque también el concepto de folclórica va mutando. Vicky Martín Berrocal, por ejemplo, imponente, casi mexicana, pomular y ahumada, sería folclórica. O los Rivera, que también, sobre todo Paquirrín, van bien de pómulos. ¿Se puede ser una estrella sin unos buenos pómulos?

HUGHES grande

Sushi

Escrito por Hughes el . Posteado en Columnas

Jesús Terres ha escrito en Suma Cultural  un divertido artículo sobre el sushi y los indeseados efectos de su popularización en España. No puedo decir que en mi caso fuera la, digamos, democratización del sushi, lo que me llevó a probarlo y probarlo en abundancia, años ha, sino más bien el haber tenido una novia asiática, pues ella fue la que me introdujo en la cocina japonesa, que es la forma de introducirse en la cocina asiática, dado que lo chino en España ha sido más bien el timo del glutamato.

HUGHES

La tos del tertuliano

Escrito por Hughes el . Posteado en Columnas

Ildefonso Alamares estaba en un momento dulce. Además de escribir sus columnas, colaboraba en varias tertulias políticas en radio y televisión. Incluso le llamaban para participar en Tertulias Plurales, que era donde más pagaban. Cierto es que estas tertulias tenían sus riesgos. Un día Pilar Gramola le mordió un pie. En otra ocasión, un antagonista le interrumpió tantas veces que tardó una hora en construir su primera frase.

Ilustración de Hughes, columnista de UNFOLLOW. Ilustración de Gabriel Salvadó

Correr

Escrito por Hughes el . Posteado en Columnas

Empecé a correr al tiempo que me inventaba una extraña dieta: la de la sopa. Ingería solamente sopa, sin seguir consejo alguno. Pensaba yo, ignorante de que el fideo también es hidrato (para mí, entonces, el hidrato era sólo el misterioso protagonista de esa canción, deliciosa cara b de Manic Street Preachers, Mr. Carbohydrate), que así conseguiría afilar mi cuerpo, esbeltizándome. Nada sabía de dietas, de proteínas. La sopa me llevaría a estar cañón.

Yo era valenciano, proyecto de tete, pero quería llegar a tete comiendo sopas.

Ilustración de Hughes, columnista de UNFOLLOW. Ilustración de Gabriel Salvadó

Nostalgias imperiales

Escrito por Hughes el . Posteado en Columnas

España es un país fundamentalmente generacional y una buena definición de generación es identidad de nostalgia. Con la mayoría de individuos sólo tenemos en común esa melancolía. Los grupos empiezan detestando y acaban recordando juntos. La nostalgia, con todo, está muy mal vista. Joaquín Reyes decía en uno de sus gags que la nostalgia daba gases y ya sabemos lo que significa ser nostálgico en política. La nostalgia adulta es esteticismo gagá y al niño se le hurtan los tambores de la gran fantasía, del deseo panero de ser piel roja. El niño, atontado por una pedagogía plastificada y científica, ya no tiene esas nostalgias imperiales del crepúsculo de Vallejo, que son las nostalgias del niño, nostalgias, claro, sin pasado. La nostalgia de lo elemental que llevaban a Cioran a pensar si no sería el Tiempo mera nostalgia humana de la mar.

HUGHES

EL IPHONE5 Y BREAKING BAD

Escrito por Hughes el . Posteado en Columnas

Las sucesiones del iPhone son como la continuidad de la carrera espacial. Cada nuevo prototipo es un Apolo que la ciencia occidental nos lanza hacia el centro mismo de nuestra forma de vida. El iPhone, con su multifuncionalidad de navaja suiza, ya ha superado la tetralogía, como el Alien. “Más fino, más ligero, más rápido” es el lema de su resumido olimpismo tecnológico. El iPhone tiene algo de perfecto cachivache conseguido, de la misma forma que lo olímpico presenta lo humano perfeccionado, andando todo, quizás, hacia alguna forma de futura conjunción biónica. De hecho, la relación de la gente con los iPhone empieza a ser así, biónica. Algunos se agarran al aparato como antes se agarraban a las cuentas de un rosario y el iPhone debe ser, literalmente, arrancado de nuestras manos. Desgajado. Amputado. Con él se va formando una supraconciencia colectiva –cada relación humana, una conversación abierta- en el chat perpetuo del whatsapp. Hasta a Rosa Benito le mandan ‘guasás’ a la tele. La guasa del ‘guasá’.