Casualidades de la vida

Escrito por Francis Leonard el . Posteado en Relatos

Deberíamos quedar más a menudo. Vernos de forma intencionada. Porque no puede ser que siempre nos encontremos por caprichos del azar. Que si en el cumpleaños de María, que si en la moto de Mario, que si en el claro de un bosque, que si en la cama de Nuria… También en el Barca-Madrid (menuda paliza os metimos; además en vuestro campo; qué bien juega el Martín ese; y cómo llovía…).

Y si no me falla la memoria, incluso coincidimos en aquel teleférico que se quedó atascado en los Alpes suizos a 500 metros de altura; y recuerdo que lo aprovechaste seriamente para ponerme al día con el inventario de tus más recientes logros laborales (¿o eran laborables?) y –cómo no– desglosar el cúmulo de virtudes de tu novia de entonces, la loca esa; hostia, ya son muchas las veces que nos hemos topado así por las buenas, y el mundo es un pañuelo, vale, pero esto significa algo, no me jodas.

Gato de angora verushka

Verushka

Escrito por Ana Boyero el . Posteado en Relatos

BSO: Nus Cuevas

Esta feo que yo lo diga, pero a Gonzalo se le fue la cabeza con el gato.

El médico nos acababa de confirmar que no podíamos tener hijos. Yo lo acepté mejor que él, y eso que era por mi culpa (síndrome de ovarios poliquísticos). Durante tres meses, Gonzalo volcó su frustración en la lectura y yo me dediqué a hacer cuentas: no ser padres implicaba poder subir de nivel de vida. Con todo lo que nos íbamos a ahorrar en pañales y libros de texto durante las próximas dos décadas, podríamos derrochar como mínimo 700 euros al mes sin sentirnos culpables. Viajes a Nueva York en julio y a la peluquería cada quince días. La no maternidad iba a sentarme de lujo.

El futbolista sensible

Escrito por Francis Leonard el . Posteado en Relatos

Era el Dr. Jekyll y Mr. Hyde del deporte rey.

Su padre lo definió como un delantero sinuoso de mirada onírica y técnica insondable. Eso sí: pésimo jugador cuando la meteorología no acompañaba.

Efectivamente, en días soleados no daba pie con bola.

La señorita Berdie

Escrito por Ana Boyero el . Posteado en Relatos

El día que la señorita Berdie entró en mi consulta recordé que hacía demasiado tiempo que no hacía el amor con una mujer. En mi trabajo no estoy acostumbrado a tratar con chicas jóvenes, y mucho menos con aspecto de azafata de vuelo de los setenta. Nunca había sentido atracción física por ninguna paciente, principalmente porque cuando abrí la consulta decidí concentrarme en el mercado más estable de la psiquiatría: el de esposas aburridas con hijos casados. Estas señoras tienen muchas amigas en su misma situación y se recomiendan las unas a las otras. Vienen a verme por mi increíble capacidad para escuchar y por la facilidad con que receto ansiolíticos.

La luminosa piel de la señorita Berdie dejaba claro que domir no era un problema para ella; no llevaba anillo en la mano, así que tampoco estaba aquí por culpa de un matrimonio desgastado. Su presencia me pilló totalmente desprevenido, tendría que confiar en mi instinto. Mi primer impulso fue volver a mirarle las piernas.

- Me ha dado su teléfono la señora Márquez  – llevo años tratando a la señora Márquez: esposa de cardiólogo, tobillos gordos y preferencia por las benzodiacepinas – , dice que es usted muy bueno.

Ganador Premios Monóculo de Oro IV

Escrito por Perro con Monóculo el . Posteado en Relatos

Amigos, me pilláis a punto de coger un taxi con dirección al aeropuerto. Marcho a tierras más frescas en las que descansar de mi ajetreada rutina. Por unas semanas no tendré que escuchar cómo leen mi correspondencia, dejaré de sufrir el esfuerzo de decidir a media tarde si preferiría cenar lenguado o pularda. ¡Yo también merezco un descanso!

Eso sí, antes de irse de vacaciones hay que dejar los asuntos profesionales bien cerrados. Y por eso voy a anunciar el nombre del ganador y finalista del concurso de microrrelatos con la palabra ‘almohada’. El ganador recibirá en su casa el libro ‘Enlazados’ con dedicatoria personalizada de su autor, Carlos García Miranda. El finalista puede rezar para que el ganador rechace el paquete y pueda llevarse, de rebote, el regalo con una dedicatoria escrita para otra persona.

Convocatoria Premios Monóculo de Oro IV

Escrito por Perro con Monóculo el . Posteado en Relatos

La semana pasada el fantasma del insomnio se instaló en mi humilde mansión. Hasta ayer tenía los ojos rojos, los párpados hinchados y el monóculo sucio.

Durante estos días he encadenado noches en vela en las que he probado de todo: vapores relajantes, masaje de almohadillas traseras con aceite de almendra, tazones de leche caliente con miel. Nada de esto me devolvía el sueño, así que después de tres días de absoluta desesperación entre ahuecados cojines de terciopelo y con el vinilo de las Variaciones Goldverg de Bach sonando a todo trapo, reconozco que fui víctima de las zarpas de la desesperación. Casi sin poder evitarlo, caí en los hábitos de una nueva vida alternativa y a oscuras. Yo confieso haber pasado dos noches seguidas quemando cartones en algo llamado www.binguez.es, pidiéndole los números mágicos a mi monitor, dando tragos largos de whisky seco y engullendo barras de regaliz negro con el ansia de un refugiado de guerra. Estas noches de excesos me devolvieron la felicidad… ¡y, oh, el sueño! Ahora vuelvo a estar descansado, pero también tremendamente disgustado. Mis siete cabezadas diarias sobre la silla Luis XVI se me antojan ahora insípidas. Y yo me pregunto, ¿podré alguna vez estar satisfecho con mi existencia?

Creo que la única cosa que podría aliviarme en un momento tan delicado sería una alta participación en la siguiente edición del concurso de los Monóculo de Oro. En esta ocasión, la palabra clave es ALMOHADA y el premio para el autor de la mejor historia es el libro “Enlazados”, de Carlos García Miranda (quien se ha comprometido personalmente a escribir una dedicatoria para el ganador).

 

  1. La palabra ‘ALMOHADA’ debe aparecer en el microrrelato.
  2. La longitud del microrrelato no debe sobrepasar los 1.000 caracteres.
  3. El plazo para escribir historias finaliza el 7 de junio.
  4. Los cuentos se escribirán en los comentarios de esta entrada.
  5. La persona que deje el comentario debe ser autor del cuento que participa (¡obviamente!)
  6. El jurado es unipersonal, insobornable y con un pelaje blanco de exquisito brillo: yo.
  7. El premio al mejor microrrelato con la palabra ‘ALMOHADA’ consiste en el libro “Enlazados”, dedicado por su autor, Carlos García Miranda.

 

¡Suerte, amigos!

Ganador Premios monóculo de Oro III

Escrito por Perro con Monóculo el . Posteado en Relatos

El olor a gasolina recibe a los jóvenes con el carné de conducir recién plastificado que, en su primer viaje solos a Benidorm, se detienen a repostar y compran Gatorade y Risketos. El olor a gasolina es ese que hace sentir culpable, y maravillosamente vivo, al casado durante sus compras furtivas; un aroma del que, si todo le va bien, nunca se librará el criminal paranoico que sospecha que todos los conductores con gafas de sol son policías de paisano. Reconozco que yo no he parado en muchas gasolineras, una de las misiones de mi chófer es asegurarse de que el depósito está lleno antes de salir de casa, pero en alguna ocasión mi antojo de After Eight me ha llevado a gritarle al conductor, con el pulso acelerado por la falta de menta y azúcar: ¡Deténgase en ese autoservicio, por el amor de Dios!

Convocatoria Premios Monóculo de Oro III

Escrito por Perro con Monóculo el . Posteado en Relatos

 

Queridos amigos,

He montado un pequeño cocktail solo para mecenas con la intención de conseguir nuevos premios para sucesivas ediciones. En mi pequeño aperitivo se servirán sorbetes de melón y cava, se pasarán bandejas repletas de cigarrillos mentolados y habrá chocolatinas ocultas debajo de cada cojín de terciopelo del salón (dieciséis, en total). ¡Cualquier cosa para impresionar a los editores más importantes del país!

De cualquier modo, ya tengo el regalo para la III edición de premios Monóculo de Oro. La librería Tres Rosas Amarillas nos ha regalado “El Camino y otros pasos”, de César Gavela, que será para el autor del mejor microrrelato que se ajuste a las siguientes normas:

Ganador Premios Monóculo de Oro II

Escrito por Perro con Monóculo el . Posteado en Relatos

Queridos amigos, ya tenemos ganador de la II edición de los premios Monóculo de Oro.  Recordad que el ganador se lleva el libro “Me llaman Capuchino” de Daniil Jarms (regalo de la librería “Tipos Infames”) y el finalista no se lleva nada más que el sincero aplauso de los lectores que no hayan participado y que, por tanto, no sientan en sus sienes la insoportable presión del orgullo herido.

Convocatoria Premios Monóculo de Oro II

Escrito por Perro con Monóculo el . Posteado en Relatos

¿Os habéis preguntado alguna vez cómo sería protagonizar vuestro propio anuncio de colonia? Yo lo hago constantemente. Sería un lento zoom hiperrealista que pasaría de un plano general en una habitación colmada de oro y terciopelo rojo al primerísimo primer plano de mi ojo. Cuando la pantalla estuviera empapada en negro, una voz masculina y gangosa pronunciaría en perfecto francés: “Monocle”.  Todavía no he decidido a qué debería oler mi fragancia, pero lo más importante en estos casos es tener claro el anuncio.

En otro orden de cosas, es hora de inaugurar la segunda edición de los premios Monóculo de Oro. En esta ocasión quienes ceden el regalo son los responsables de la librería “Tipos Infames”, ellos mismos han elegido el título:  “Me llaman Capuchino” de Daniil Jarms. Permitid que me levante la chistera y les diga: ¡Gracias!