Publicaciones etiquetadas ‘Los 40’

JUICIO A LOS 90: AMISTADES PELIGROSAS

Escrito por admin el . Posteado en Otros artículos

Con la perspectiva que nos ha dado Facebook, Lehman Brothers y la TDT, es momento de mirar a la década de los 90… y juzgarla. Los acusados de este segundo juicio son Cristina del Valle y Alberto Comesaña, “Amistades Peligrosas”. Este dúo español tenía el superpoder de cantar con tensión sexual sobre cualquier asunto: toxicomanía, inmigración, matrimonios desencantados o el aborto. Para ayudarnos a decidir si merecen o no un hueco de honor en la estantería noventera tenemos a Xavi Daura, mitad imberbe de Venga Monjas, y a Nico Grijalba, periodista y profesor. Se abre la sesión.

Lichis: “La industria antes era semimafiosa pero la 2.0 es directamente El Padrino”

Escrito por Guillermo Ortiz el . Posteado en Entrevistas

Fotógrafa: Lola Guerrera

Lichis. Fotografía: Lola Guerrera

Lichis pide un chupito para cerrar la comida a dos en un bar de Rivas Vaciamadrid. Pollo asado troceado y un buen montón de patatas. Cerveza y Coca-Cola. Poco antes, me ha dicho en la mesa: “Me alegra que la gente no me conozca por la calle, que ya no me paren todo el rato, que pueda ir por el metro o el autobús y solo de vez en cuando algún chaval me salude y me diga Ey, Lichis, de puta madre lo que haces, para adelante”. Probablemente, él  nunca haya sido un fenómeno de masas, más allá de los dos-tres años de gloria de La Cabra Mecánica a principios de siglo, pero en este país no hace falta ser un fenómeno de masas para sentirte observado y que todo el mundo quiera ser tu amigo si las cosas van moderadamente bien.

Sin ir más lejos, cuando va a pagar el chupito en cuestión, el camarero se niega a cobrarle: “Esto es por todos los bailes que me he marcado gracias a ti”, dice, y Lichis sonríe, con esa sonrisa suya que a veces parece incómoda, como si no valiera para el puesto de hombre carismático pero hiciera todo lo posible por no decepcionar a nadie, como si toda su vida fuera una tensión constante entre la necesidad de no decepcionar y la inevitabilidad de esa decepción.