Publicaciones etiquetadas ‘relato’

Casualidades de la vida

Escrito por Francis Leonard el . Posteado en Relatos

Deberíamos quedar más a menudo. Vernos de forma intencionada. Porque no puede ser que siempre nos encontremos por caprichos del azar. Que si en el cumpleaños de María, que si en la moto de Mario, que si en el claro de un bosque, que si en la cama de Nuria… También en el Barca-Madrid (menuda paliza os metimos; además en vuestro campo; qué bien juega el Martín ese; y cómo llovía…).

Y si no me falla la memoria, incluso coincidimos en aquel teleférico que se quedó atascado en los Alpes suizos a 500 metros de altura; y recuerdo que lo aprovechaste seriamente para ponerme al día con el inventario de tus más recientes logros laborales (¿o eran laborables?) y –cómo no– desglosar el cúmulo de virtudes de tu novia de entonces, la loca esa; hostia, ya son muchas las veces que nos hemos topado así por las buenas, y el mundo es un pañuelo, vale, pero esto significa algo, no me jodas.

La señorita Berdie

Escrito por Ana Boyero el . Posteado en Relatos

El día que la señorita Berdie entró en mi consulta recordé que hacía demasiado tiempo que no hacía el amor con una mujer. En mi trabajo no estoy acostumbrado a tratar con chicas jóvenes, y mucho menos con aspecto de azafata de vuelo de los setenta. Nunca había sentido atracción física por ninguna paciente, principalmente porque cuando abrí la consulta decidí concentrarme en el mercado más estable de la psiquiatría: el de esposas aburridas con hijos casados. Estas señoras tienen muchas amigas en su misma situación y se recomiendan las unas a las otras. Vienen a verme por mi increíble capacidad para escuchar y por la facilidad con que receto ansiolíticos.

La luminosa piel de la señorita Berdie dejaba claro que domir no era un problema para ella; no llevaba anillo en la mano, así que tampoco estaba aquí por culpa de un matrimonio desgastado. Su presencia me pilló totalmente desprevenido, tendría que confiar en mi instinto. Mi primer impulso fue volver a mirarle las piernas.

- Me ha dado su teléfono la señora Márquez  – llevo años tratando a la señora Márquez: esposa de cardiólogo, tobillos gordos y preferencia por las benzodiacepinas – , dice que es usted muy bueno.